La bici plateada

Una soleada mañana de primavera, un chico va en su bicicleta nueva.
Su bicicross plateada es lo que siempre ha deseado.
El viento tibio le da en la cara, aumentando la sensación de verdadera libertad.
El semáforo de la esquina de su casa se pone en verde, y el chico siente que todas las cosas de este mundo lo acompañan, acelera, tiene tiempo de sobra para cruzar la bocacalle; de pura alegría quiere ir más rápido y parándose sobre los pedales se da un fuerte impulso; en ese instante, un dogo suelto y maltratado por su dueño sale de un garaje, se arroja sobre el chico y le muerde una pierna. El chico cae de cara contra el piso rompiéndose la nariz, mientras la bicicleta da una vuelta en el aire y cae sobre el lomo del animal, clavándole uno de los manillares de los frenos.
El perro, sorprendido y aullante, sale corriendo hacia la esquina en la misma dirección en que iba el chico, y mientras cruza la bocacalle con el semáforo todavía en verde es arrollado por un auto deportivo que pasa en rojo a 120 km. por hora.


Andrés Sobico

2 comentarios:

Crisobi dijo...

y el humor, negro
besso
Cris

Viviana Bilotti dijo...

Fuera de los cajones!